El hombre y la cosa

“¡Cuánta ficción es necesaria para tener algo de realidad!”

Homo Universalis

No sé cómo iniciar esta charla, aunque diciendo aquello ya la he iniciado. El hombre, no el de nuestro tiempo, sino el de todos los tiempos, desde que los valores existen y las materias tienen poder, ha sido un esclavo de las cosas. No se mal entienda, no está mal tenerlas, lo malo es obsesionarse con ellas, hacerlas una finalidad de lo humano, de la vida.
¿Qué le pasa a Pablo, el guerrillero? No quiere pelear ahora que tiene caballos.

Los caballos son estupendos; son caballos preciosos. Me pregunto si esos caballos podrían hacerme sentir a mí lo que hacen sentir a Pablo. El viejo tiene razón. Los caballos le hacen sentirse rico, y en cuanto uno se siente rico quiere disfrutar la vida. Pronto se sentirá desgraciado por no poder inscribirse en el club de jockey. Pauvre Pablo. Il a manqué son jockey.

Por quién doblan las campanas…

Ver la entrada original 337 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s